Proyecto de Vida, motivación mediante el establecimiento de metas y recompensas

Fue hace sólo tres años que inicié mis estudios en la Universidad. Elegí la carrera de comunicación, porque era la profesión que menos materias de economía incluía y por supuesto, porque no me dejaron estudiar aquello que yo quería. Mi meta, era terminar mis estudios y comenzar a trabajar, comenzar a ser productiva y así no tener que depender más de nadie.  Mi motivación era terminar.

Hace algunos días, me pidieron que estructura un proyecto de vida. Me indicaron que tenía que empezar por la meta más alta a la que quisiera llegar, y que a partir de ahí fuera estructurando el resto, poniendo el camino y los medios para necesario que iba a requerir el alcanzar aquella meta. ¡Muy sencillo!, pensé. Tomé una hoja de papel, una pluma y me senté muy convencida a iniciar la estructuración de mi proyecto de vida. Al paso de una hoja, la hoja seguía en blanco. ¿Cómo era esto posible? Siempre pensé saber que era lo que quería, y estando a un paso de terminar, me di cuenta de que no tenía ni idea de hacia donde iba.

He desperdiciado 21 años de mi vida en un camino que no se a dónde va, realizando tareas que no tiene un objetivo concreto, sólo terminar. ¿Pero terminar qué?

A lo largo de mis estudios, he visto gente fracasar en diferentes materias, darse cuenta que eligieron el camino equivocado, y que sus metas ha cambiado, y lo peor es que yo creía saber hacia dónde me dirigía, cuando me tope con el famoso “Proyecto de vida”. Y fue ahí donde me dí cuenta, que no soy sólo yo, sino que son muchas las personas que tiene este mismo problema, sólo que la mayoría no se ha dado cuenta, por lo mismo realizamos un trabajo promedio, si no es que decir mediocre, porque no sabemos el para qué y el porqué hacemos las cosas.

Esto pasa dentro de la organizaciones, desde la familia, los amigos, la escuela, el trabajo, etc. ¿No nos deberían enseñar primero a establecer metas antes de tomar decisiones? Una vez alguien me dijo: “El trabajo es tan feo que te pagan por hacerlo, elige bien que es lo que vas a estudiar. Imagínate, que padre que te paguen por hacer lo que te gusta.” Según yo, todo lo elegí pensando en que quería alcanzar una meta, sin embargo hoy me doy cuenta de que mis elecciones, fueron en función de la evasión, evadía todo y buscaba metas que no eran mías, que no eran propias. Y para que la organización funciones,  las metas no sólo deben de ir en función de la misma, sino también a las metas de cada persona. ¿Cómo pienso en trabajar en algo que ni siquiera me gusta? ¿Qué pasa cuando el trabajo, cuando la tarea, la profesión, se vuelve una tortura más que una satisfacción? Bueno, es claro, el desempeño no va a ser el óptimo.

Por lo mismo, es necesario que las organizaciones, tengan en cuanta no sólo las metas de la empresa, la metas que cada persona tenga, las expectativas que tenga, serán el detonante, par aun buen o mal desempeño. Es necesario que la persona sepa a dónde y porqué se dirige a cierto lugar. Tener claro que cual es el camino correcto para alcanzar sus objetivos, y tener las capacidades y medios para llegar. Pero las metas deben de tener cierto grado de dificultad, para sean una meta, y sea un reto el alcanzarla, para que estas produzcan satisfacción en la persona, pero que a la vez estas sean alcanzables y no utópicas, para que la persona tenga la persistencia de trabajar duro para alcanzar aquello que tanto anhela, y que dirija toda su atención, compromiso, capacidad y sus acciones a alcanzar esa meta.

Pero para ello, es primordial en enfocarse a definir esa meta, que debe de ser perfectamente clara, para que las acciones estés a su vez, perfectamente bien establecidas con una estructura perfecta a seguir, en donde en el camino, la persona pueda encontrar satisfacciones, fracasos, recompensas, caídas, regaños, castigos, asesoría, retroalimentación, y toda la ayuda y apoyo necesario para seguir adelanta, para aprender a levantarse y retomar el camino con más fuerza, poniendo su mejor esfuerzo, porque en el mundo de hoy, ya no basta con ser bueno, es necesario destacar, ser el mejor, dar lo mejor, trabajado siempre conforme a la ética y la ley natural, respetándote a ti mismo y alo demás, siendo justo, ayudando y motivando a los demás para que ellos también salgan adelante, para que den lo mejor de sí, para alcanzar sus metas y las de la organización. Porque cuando una persona es feliz, se complace con la felicidad de los demás, y convirtiendo su vida en juego o negocio de “ganar –ganar” en donde todas las partes se ven beneficiadas. Aunque es necesario tomar en cuenta que no todos tenemos las mismas metas, las mismas motivaciones. Algunos nos atrae más el dinero, a otros el aprecio, el estatus, a algunos otros el descanso, o el reconocimiento. Las metas y las satisfacciones varían de cada persona, al igual que su percepción y las reacciones que tenemos ante las diferentes situaciones.

Pero un punto que no se puede olvidar por ningún motivo, es que no estamos solo, que vivimos en una sociedad, con personas que también tienes necesidades y metas, y que en la mayoría de los casos el crédito no es sólo nuestro, pues el trabajo fue, es y será siempre en equipo, en dónde el crédito, las ganancias, lo ahorros son de todos, y que estas deben de ser repartidas de forma equitativa, y no igualitaria para ser justos, en dónde las diferentes capacidades y habilidades también deben ser remuneradas, así como el desempeño, y que al final, todos, bien o mal, terminamos decidiendo, como en un plan de beneficios flexibles, en dónde cada quién elije aquello que va más de acuerdo con sus metas, con sus expectativas, con sus necesidades. Por en realidad, la vida es un plan flexible de beneficios, en dónde somos nosotros los que ponemos la meta, el camino, los medios y obtenemos las recompensas que merecemos.

A partir de ese día trascurrió el mes más importante mi vida, pues trazar un plan de vida, no es cosa de una horas, y mucho menos cuando uno se da cuenta de que ha estado equivocado por largo tiempo, pero ha llegado el momento de poner todo tu empeño, en corregir los errores, fijar metas adecuadas, y trazar el camino para alcanzarlas, poniendo todo lo que este en tus manos, y siendo persistentes con aquello que tanto deseamos, pues en el camino, también hay recompensas y satisfacciones, aunque veces no las vemos, o creemos que no son justas.

About these ads

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: