Poder y Política

La ambición de poder ha generado grandes problemas y guerras en el mundo a lo largo de la historia. Todos ambicionamos ese poder, sin embargo es algo que no todo el mundo tiene la capacidad de manejar.

Es importante saber que el poder es la capacidad que tiene una persona de influir en otras para que estas hagan precisamente lo que ellos quieren que hagan, pero existen muchas formas de ejercer el poder, unas más apropiadas que otras. Dentro de una organización, existe el poder formal y el personal. Con el poder formal podemos hacer que las personas actúen de tal o cual forma únicamente por el puesto que ocupamos en la organización y nuestra capacidad de sancionar o beneficiar a otros. Tenemos reglas, beneficios y castigos a nuestro favor. Sin embargo podría ser más efectivo el poder personal, ya que se relaciona con la admiración y respeto que tienen otras personas hacia nosotros, no por el puesto que ocupemos dentro de la empresa, sino más bien por nuestra experiencia, por nuestra capacidad y carisma, a veces suele ser más fácil convencer o lograr que otros hagan lo que nosotros queremos sí estos nos respetan y tenemos una buena relación ellos. Las buenas relaciones pueden ayudarnos a conseguir el respaldo que necesitamos para lograr nuestros objetivos.

Por otro lado,  el poder dentro de una empresa funciona de la misma manera que un anuncio publicitario o marketing, ya que es necesario proporcionar información y datos necesarios para hacer ver que nuestras metas están fundamentadas en la razón, Aunque apelar a las emociones, sigue siendo la táctica más fuerte para ejercer nuestra influencia sobre los demás. Por lo mismo, el líder carismático tiene muchas más probabilidades de lograr sus objetivos, porque no sólo sustenta sus decisiones en la razón, sino que busca llegar a la emociones de sus subordinados, haciéndolos sentir que lo que están haciendo es lo correcto y les traerá mayores beneficios. Por que aunque se diga lo contrario, la mayor parte de las decisiones del ser humano provienen de la emociones más que de la razón.

Algunas personas, también buscan alcanzar el poder formando coaliciones, ya que como comúnmente se dice: “La unión hace la fuerza”, y cuando contamos con el respaldo de varias personas es posible que sea más fácil alcanzar nuestros objetivos que cuando lo estamos tratando de hacer nosotros solos, a menos que se tenga la capacidad de ejercer un poder correctivo sobre los subordinados y estos actúen conforma a los beneficios o perjuicios que les pueda traer.

Cuando las personas, se reúnen en grupos ejercen poder, y cuando estas materializan este poder actos, hacen política, y una personas que sabe hacer política, tendrá mejores bases para ejercer el poder. Una persona que tiene una conducta política, es una persona que busca influir en la distribución de ventajas y desventajas dentro de la organización, aunque no comos una función normal de la misma.

Todas las personas dentro de la organización son distintas y con distintas metas, incluso entre departamentos se puede hacer política, ya que unos siempre quieren mayores recursos o beneficios, esto hace que la política sea algo normal dentro de la organización. Los recursos limitados, generan conflictos y rivalidades, y esto lleva a hacer política, en donde cada una de las partes proporcionará los datos, la información y la influencia necesaria para su beneficio.

Es importante destacar que la política dentro de una organización suele tener efectos negativos y positivos. Una persona que no sabe hacer política se verá en desventaja e incluso desmotivada, sin embargo las personas que saben hacer política, están muy satisfechos por lo benéficos que esto trae consigo.

Por otro lado, a todos nos importa que es lo que piensan los demás de nosotros y como nos ven. En realidad la vida dentro y fuera de la organización es una obra teatral, en donde nos ajustamos a las diferentes situaciones en vestuario, máscara y actitud, y todo para ganarnos a las personas que nos interesa ganarnos, para después poder ejercer nuestra influencia sobre ellos. Muchos “hacen la barba” como coloquialmente lo decimos por medio de halagos, favores, etc. para congraciarnos con ellos y contar con su apoyo en momentos políticos decisivos. Lo importante es adquirir el poder.

Bibliografía

Robbins, Stephen. 2004. Comportamiento Organizacional. Decima Edición.  México. 364 – 386.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: